Muchas personas alrededor del mundo deciden reformar su casa, pero pocas piensan que quizás encuentren algún tesoro o algo raro bajo su casa, pero menos aún encontrar un viejo ataúd con un cuerpo dentro. Es lo que le paso a esta familia de San Francisco, que estaba haciendo unas reformas en su casa y tras picar el suelo se encontraron con las mayor sorpresa de sus vidas.

A través de la tapa de cristal de este ataúd se podía ver, y la sorpresa fue mayor aun cuando vieron el cuerpo de una niña totalmente conservado, la niña tendría unos 2 años de edad. El ataúd que se encontró esta familia data del siglo XIX y estaba cerrado herméticamente. Incluso se podía ver como la niña sostenía un ramo de flores entre sus manos.

La familia y las autoridades comenzaron a buscar la identidad de dicha niña, tardaron algo mas de un año pero finalmente dieron con ella. Donde si localizaba la actual casa era un antiguo cementerio de la década de 1930, cuando los ataúdes posteriormente fueron trasladado a otro cementerio, parece que el de la niña quedo olvidado.

Finalmente ayudándose con el registro de entierros del cementerio y viejas anotaciones al final se encontró  el nombre de la niña, era Edith Howard Cook, fallecida el 13 de octubre de 1876 antes de cumplir los tres años de edad.

Increíblemente revisando las informaciones esta niña tenia parientes vivos hoy en día, se localizado a un nieto de su hermano. Esta niña murió por una enfermedad infecciosa. Los familiares al conocer la noticia decidieron darle sepultura como se lo merece esta pobre niña. A continuación una foto de sus parientes vivos al lado de su nueva lapida.

Vídeo en ingles de la historia