Una historia muy dura y para no parar de llorar. Los médicos del hospital infantil de Londres desconectaron este viernes al hijo de 10 meses de Chris Gard y Connie Yates, su hijo se llamaba Charlie, estaba ingresado por una enfermedad rara.

Desconectando al niño cumplen así con una sentencia europea que asegura que someterlo a un tratamiento experimental sin garantías solo haría que su bebe tuviera más dolor y sufrimiento. Los padres del bebe de 10 meses compartieron esta fotografía, su última foto juntos, y denuncian que no han dejado al bebe pasara sus últimas horas en casa con sus seres queridos.

Esta imagen ha dado la vuelta al mundo, compartida por las redes sociales, con un adiós estremecedor y con la denuncia de los padres. Al niño se le diagnosticó que padecía el síndrome de agotamiento mitocondrial, una extraña dolencia genética que padecen solo 16 niños en todo el mundo. Esta enfermedad hace que los niños tangan debilidad muscular progresiva y suele causar la muerte rápidamente durante el primer año de vida.

Los padres intentaron que se le aplicara un tratamiento experimental para intentar salvar a Charlie pero una sentencia de los tribunales británicos se opuso a ello, según los tribunales el tratamiento no era efectivo y prolongaría el dolor y el sufrimiento del bebe. Y fue confirmado por el tribunal europeo de derechos humanos cerrando así la vía judicial. Una vez acatada la sentencia lucharon porque su hijo muriera en casa con sus seres queridos y tampoco han sido atendidos en sus demandas, falleciendo el niño en el hospital.