Ya no hay dudas, así lo ha afirmado hoy el subdelegado del Gobierno en Canarias, Diaz Guerra, según sus declaraciones:  “no existe ninguna duda de que hay una vinculación entre la aparición de microalgas y los vertidos de aguas sin tratar” “la contaminación por microalgas es solo un síntoma de una enfermedad”.

El representante del gobierno del ejecutivo del gobierno central así lo afirmó y señaló que estos estos microorganismo se alimentan de los nutrientes que aportan el nitrógeno fósforo o la materia orgánica. También reiteró que el gobierno central no tiene ninguna competencia en el control de estos vertidos, ni de su vigilancia. Por eso también el estado ha contribuido hace poco con la aportación de 32 millones de euros para la depuradora de Buenos Aires en Santa Cruz de Tenerife para intentar paliar el asunto.

Con esta declaración institucional ya queda totalmente afirmado que las algas y los vertidos fecales de las islas están totalmente relacionados y que son un grave problema muy difícil de solucionar, ya que las islas han estado abandonadas totalmente a su suerte en el tema de saneamiento de las aguas. La depuradores de aguas son urgentes y más con el crecimiento exponencial de población de las islas que han aumentado en más de medio millón de personas en los últimos 10 años. Esto tenía que reventar por algún lado.