En los años 70 abría sus puertas al público el Safari Kudu fruto del sueño de Peeter, un alemán afincado en la isla de Tenerife. En él se podían encontrar elefantes, leopardos, antílopes, rinocerontes, avestruces y Camellos entre otros animales ,las instalaciones albergaban varias piscinas para animales, zonas de paseo y hasta un restaurante grill.

Poco duró la ilusión de Peeter de tener el mayor safari de Canarias ya que debido al clima tan cambiante de la zona, en las noches podía bajar la temperatura a 10 grados y a las enfermedades que traían los animales llegados desde África que acabaron con algunos de los que ya habitaban en el Safari.

Muchos años más tarde, en los años 90, el lugar fue utilizado como discoteca y su nombre era Adiss-Abeba y fue lugar de encuentro de muchos jóvenes de la isla aunque acabó cerrando por las continuas sospechas de que en su interior se celebraban fiestas “Rave” en las que se creía presuntamente corría mucha droga y las fiestas duraban a veces hasta 24 horas, hay videos en youtube de esas fiestas.

Según se cree un productora americana en el año 2008, visitó las instalaciones buscando localizaciones para hacer una serie ambientada en África pero no llegó a consumarse, porque justo al lado hay un campo de tiro y el ruido alteraría el rodaje, y también porque no querían ver a los protagonistas echando vaho por la boca mientras grababan ya que el rodaje comenzaría en el mes de febrero.

Hay muchas más historias del lugar, como que era frecuentado por sectas donde se hacían rituales de iniciación (se vincula el lugar con el caso de Heidi, que planeó el suicidio de 30 personas en el Teide) o el caso de algunos perros que aparecieron muertos en la zona de Taco y que se decía que fueron animales escapados de este safari pero ninguno de ellos podemos decir que sea verdad.

Imágenes y texto Alicia Hope