Un problema que ya viene de lejos, pero que los distintos Gobiernos de Canarias que se han ido sucediendo no han hecho prácticamente nada. Es una de las especie invasoras que más daño han causado al medio natural de las islas, es comúnmente conocido como “Rabo de Gato” o Pennisetum setaceum , esta plata una vez que se instala en el terreno impide que puedan crecer otras especies de flora, invadiendo por tanto enormes áreas.

A todo esto hay que añadir que es una planta muy difícil de eliminar, si no se elimina de forma adecuada se expande aún más, ya que esta planta genera miles de semillas, para su eliminacion se necesita un extricto protocolo. Si no se hace adecuadamente se hace totalmente lo contrario se expande más.

Las semillas de esta especie se dispersan con muchísima facilidad por el viento, arrastre de agua, en el pelo de animales y plumas de aves, pero también en las ruedas de vehículos, con el movimiento de maquinaria, en la ropa y en el calzado. Tiene un crecimiento muy rápido. Es resistente a los cortes, el pisoteo, al fuego y a muchos herbicidas.