Aunque no lo crean para ir a este museo hay que ponerse neoprenos y escafandras, porque nos vamos al fondo marino de Lanzarote. Concretamente en la costa de Playa Blanca, en este museo se han colocado esculturas en el mismo fondo marino, las esculturas representan a personas en situaciones bastante corrientes, sus rostros expresan todo tipo de emociones… Algunos de alegría, otros de tristeza o lamentos. Mostrando así lo que se puede encontrar en la superficie con las personas de carne y hueso.

Este inusual museo llamado Museo Atlántico, es la primera galería sumergida de España y de Europa. De esta manera las 300 esculturas del artista Jason de Caires de nacionalidad británica da una visión bastante diferente del arte y que no teme montajes difíciles o raros.

El museo submarino estará disponible para su visita a partir de marzo de 2017, este proyecto se llega gestando desde hace más de dos años, como se pueden imaginar no es tarea fácil montar todo.

Aunque es un museo que quedara impresiónate y muy bello para todo aquel que se quiera acercar, viene siendo un reflejo e incluso una crítica para concienciar a los ciudadanos sobre la crisis migratoria que está viviendo Europa y que tantos muertos han dejado en las costas de Lampedusa.