Tras el protocolario minuto de silencio llevado a cabo por la muerte de una mujer el día de ayer a manos de su pareja, el Presidente de todos los canarios hizo unas declaraciones que han levantado más de una ampolla a todos aquellos que las han conocido.

En primer lugar afirmó que no existe ningún protocolo que impida la violencia machista “porque en la intimidad de los hogares y las familias esas cosas ocurren”.

La gravedad de lo afirmado es bastante grave ya que, si bien es cierto que muchas veces no se conocen los casos de malos tratos a las mujeres hasta que es demasiado tarde, también lo es que la administración debe tener protocolos eficaces de actuación para evitar en la medida de lo posible estos casos y además otros que faciliten a la víctima pedir socorro y protección cuando así lo requiera.

Además afirmó que “no existe una fórmula mágica para acabar con la violencia machista” ya que “se trata de un problema de personas individuales”.

La violencia contra las mujeres se está convirtiendo en una lacra que a cada año que pasa más víctimas se cobra. Lo peor que puede afirmar el jefe del Ejecutivo de una Comunidad Autónoma como la canaria es poco menos que “esto no tiene solución”, o lo que se lee de fondo: “nos rendimos, el problema es demasiado grande”.

El mayor problema es que hay, por desgracia, cientos de mujeres en Canarias que sufren violencia machista en sus carnes cada día, y a esas mujeres hay que darles aliento, repetirles que hay una salida a todo eso, que el estado tiene medidas adecuadas para protegerlas si deciden dar el paso para salir de ese escenario que solo tiene un final, y es un final que no es feliz para nadie. Decir lo contrario, o que la persona que lo lee pueda entender que lo de “es un problema de personas individuales” es lo mismo que “es tu problema”, puede ser un mazazo para muchas personas que necesitan apoyo.

La última víctima se llamaba Ana Belén, y es la mujer número 34 y la número 4 a nivel reginal asesinadas por sus parejas, 34 madres, 34 hijas… pero según Fernando Clavijo, Presidente de la Comunidad Autónoma de Canarias no es un problema de la sociedad sino de “unos cuantos locos” que van por ahí quitando la vida a mujeres.