Esta polémica noticia está corriendo como la pólvora por todos los medios de comunicación internacionales. De aprobarse definitivamente las niñas musulmanas podrían verse obligadas a contraer matrimonio con adultos con solo la aprobación del padre o de su tutor.

La actual normativa del país establece los 18 años de edad legal para casarse, aunque en algunas ocasiones se autoriza excepcionalmente los enlaces con 15 años. Con esta nueva ley niñas de tan solo 9 años se casaran con hombres muy por encima de su edad, algo que es totalmente vomitivo.

Varios grupos pro derechos humanos y activistas de defensa de las mujeres ya han criticado la ley como un revés para los derechos de las mujeres y una “desigualdad legalizada”. “Convierte a las mujeres en herramientas para el disfrute sexual”, afirma Hanaa Edwar, una activista bien conocida en el país. “Elimina todos sus derechos”.