Desde la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno de España muchas cosas han cambiado, sus polémicas reformas están dando que hablar en todo el mundo. La última es la atención sanitaria para los migrantes desde el primer minuto una vez lleguen a nuestro país, sin necesidad de empadronamiento ni requisito y con los medicamentos subvencionados por el estado.

En este polémico decreto ley, se quiere recuperar la sanidad universal pudiendo disfrutar de nuestra sanidad pública cualquier migrante sin necesidad de una tarjeta de la Seguridad Social (requisito en España solo con contrato de trabajo).

Según el Gobierno, este decreto ley, no es una oferta de servicios sin control para todos los extranjeros que vengan a nuestro país.

Según nuestro querido Gobierno: “Queremos evitar el turismo sanitario”

Pero el decreto es claro en este aspecto,  se determina en el mismo que este sistema aplicará a “las personas extranjeras no registradas ni autorizadas como residentes en España” cuya atención no esté cubierta “. Lo único favorable es que habrá un sistema que buscará si la persona extranjera no esta cubierta en un sistema de su país de origen.

El decreto tiene varias hipótesis y establece ciertas clausulas para cada caso, pero la finalidad del mismo, es dar sanidad y medicamentos gratis desde el primer segundo a todos los extranjeros sin papeles que lleguen de cualquier país subdesarrollado. Un decreto que mira por las personas NO españolas y que complicará aún más las listas de espera y la asistencia sanitaria a quienes pagamos la seguridad social.