Muchas personas que viajaron a la Isla de Fuerteventura tuvieron la oportunidad de presenciar algo bastante peculiar en sus costas, algo que queda fuera de las bellas y paradisíacas playas kilométricas de la isla.

En este caso se tratan de los restos del conocido naufragio del SS América, un transatlántico que fue construido en el año 1940, y que acabo su servicio encallado en las costas de Fuerteventura por el año 1995.Años antes del desastre este barco había pasado por astilleros griegos, para su total reconversión en un crucero de lujo amarrado en la Isla de Phuket, Tailandia.

Con su nuevo forma y vida reconvertido en hotel de lujo se hizo al mar remolcado por un buque ucraniano, pero jamás llego a su destino.Pero en su camino una destructiva tormenta sorprendió a las dos embarcaciones en mar abierto, muy cerca de las Islas Canarias. Los cables de amarre se rompieron y todos los intentos por volver a recuperarlos y colocarlos resultaron imposibles.

Finalmente, la tripulación del buque SS América fue rescatada por helicópteros y el barco se quedó a la deriva para acabar en la costa de Fuerteventura encallado, el día 18 de enero.Las inclemencias del tiempo y el rabioso oleaje no tuvieron piedad con el buque, que en menos de 48 horas hizo que se desprendiera la sección de popa.

En los meses siguientes al encalle, el barco fue saqueado pieza a pieza por una horda de merodeadores que conseguían burlar todas las vigilancias costeras.Su destrucción siguió durante mucho tiempo, la sección de proa se derrumbó y el casco empezó a resquebrajarse.

Por el año 2007 ya prácticamente toda la nave se había hundido y los ultimas restos del buque iban apareciendo poco a poco en las playas de la isla.Hoy en día solo es posible ver algunos restos del buque durante la marea baja, cuando las aguas se retiran para mostrar a los hombres lo que la fuerza de la naturaleza es capaz de hacer.