Nuestras redes sociales

Sin categoría

El Menceyato de Taoro considerado el más poderoso de la isla de Tenerife

Publicado

hace

Taoro era el nombre por el que los guanches conocían a uno de los nueve territorios o menceyatos en que estaba dividida la isla de Tenerife, Canarias, en el momento de la conquista castellana en el siglo xv. Taoro era considerado el más poderoso de la isla, ejerciendo de primus inter pares ante el resto y teniendo su mencey consideración de Gran Rey. El término Taoro es de procedencia guanche, apareciendo en la documentación de la época de la colonización también con la variante Tahoro.

Se situaba en la vertiente norte de la isla, abarcando una superficie aproximada de 120 km²4 correspondiente a los modernos términos municipales de La Victoria de Acentejo, Santa Úrsula, La Orotava, Puerto de la Cruz, Los Realejos y San Juan de la Rambla.

Reinos guanches de Tenerife

Sus límites eran; por el este el barranco de Acentejo, que lo separaba del bando de Tacoronte; y por el oeste el barranco de la Chaurera, que le servía de frontera con Icod. Por los hallazgos arqueológicos se conoce que la población se concentraba en las cuevas naturales de los barrancos y acantilados costeros. Asimismo, se ha calculado en unos 2.500 el número de habitantes en el momento de la conquista, con una esperanza de vida al nacimiento de 29 años.

Los guanches de Taoro, de economía básicamente ganadera aunque con gran aporte vegetal en su dieta, practicaban una trashumancia estacional, correspondiéndole un área pastoril en las cumbres de la isla para pastos de verano. Los taorinos apacentaban sus ganados por la Cordillera Dorsal desde la Montaña de las Cuevitas, pasando por Izaña hasta la Montaña de Abreu. En Las Cañadas del Teide, explotaban el forraje del área al norte de la Montaña Mostaza y Montaña de los Tomillos, y al este de las laderas del Teide y de la Montaña de las Lajas. Para el historiador Juan Bethencourt Alfonso la «capital» del menceyato se encontraba en la zona del moderno núcleo de Realejo Alto.
Algunos investigadores consideran que el menceyato de Taoro traspasaba incluso la Cordillera Dorsal de la isla, ocupando una franja de terreno en la vertiente sur entre los barrancos de Herques y del Río de Arico. Este territorio se correspondería con el denominado bando de Imobad o Imobach que aparece tanto en el acta de posesión de Diego García de Herrera de 1464, como en la documentación posterior a la conquista, y que también utilizaron como apellido varios guanches.

Los reyes o menceyes de Taoro de quienes se tiene noticia fueron Betzenuhya, Bencomo y Bentor. El primero fue el que se hizo con el territorio de Taoro tras la división de la isla en el siglo xiv, mientras que los dos últimos fueron contemporáneos a la conquista. Muchos autores incluyen en la lista de menceyes de Taoro a Imobach, tomado del acta de posesión de 1464, si bien se trata de la denominación de una región geográfica del menceyato y no de un antropónimo.

Taoro surge como menceyato a finales del siglo xiv tras la división de la isla en nueve bandos a la muerte o vejez del último mencey único de Tenerife. Entre 1480 y 1493 se llevan a cabo por parte de los europeos asentados en La Gomera y Gran Canaria, numerosos asaltos a Tenerife en busca de esclavos. A mediados de 1493, Lope de Salazar, mercader de esclavos, lleva a cabo una razia en las costas de Taoro.

En mayo de 1494 desembarca en la isla el ejército conquistador al mando de Alonso Fernández de Lugo. Este, conocedor de la supremacía del mencey de Taoro, decide someterlo en primer lugar. Lugo y sus huestes se encuentran con Bencomo y trescientos de sus guanches en las proximidades de La Laguna, donde ofrecen al caudillo isleño los términos para evitar el enfrentamiento. Bencomo rehúsa las condiciones y ambos bandos se retiran a sus campamentos.

Bencomo recaba entonces la ayuda del resto de menceyes del norte de la isla, formando los llamados bandos de guerra. Taoro se posiciona como líder de esta liga durante los enfrentamientos contra los conquistadores.

Tras una victoria inicial en la primera batalla de Acentejo, la resistencia isleña sucumbe en 1495 tras las sucesivas derrotas en la batalla de la Laguna y en una segunda lucha en Acentejo, la muerte de los principales caudillos taorinos, y la propagación de una epidemia conocida como «modorra guanche» que los investigadores relacionan con la gripe, la peste, un tipo de tifus o la rabia, traída por los conquistadores.

En la primavera de 1496 las tropas castellanas penetran en Taoro, donde asientan un campamento. Los guanches del menceyato, así como los de Tacoronte y Tegueste, se habían refugiado en los altos de Tigaiga, pero poco después del suicidio del mencey Bentor, los menceyes de los bandos de guerra se someten finalmente a Alonso Fernández de Lugo en el acto conocido como Paz de Los Realejos.

Continuar leyendo
Publicidad
Haz click para comentar

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin categoría

Poll: Virginia governor’s race in dead heat

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem.

Publicado

hace

Por

Photo: Shutterstock

At vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos ducimus qui blanditiis praesentium voluptatum deleniti atque corrupti quos dolores et quas molestias excepturi sint occaecati cupiditate non provident, similique sunt in culpa qui officia deserunt mollitia animi, id est laborum et dolorum fuga.

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem eum fugiat quo voluptas nulla pariatur.

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet ut et voluptates repudiandae sint et molestiae non recusandae. Itaque earum rerum hic tenetur a sapiente delectus, ut aut reiciendis voluptatibus maiores alias consequatur aut perferendis doloribus asperiores repellat.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

“Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat”

Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt.

Et harum quidem rerum facilis est et expedita distinctio. Nam libero tempore, cum soluta nobis est eligendi optio cumque nihil impedit quo minus id quod maxime placeat facere possimus, omnis voluptas assumenda est, omnis dolor repellendus.

Nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque laudantium, totam rem aperiam, eaque ipsa quae ab illo inventore veritatis et quasi architecto beatae vitae dicta sunt explicabo.

Neque porro quisquam est, qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipisci velit, sed quia non numquam eius modi tempora incidunt ut labore et dolore magnam aliquam quaerat voluptatem. Ut enim ad minima veniam, quis nostrum exercitationem ullam corporis suscipit laboriosam, nisi ut aliquid ex ea commodi consequatur.

Continuar leyendo

Lo más visto