La situación en Venezuela cada día es más crítica, la separación de poderes cada vez es menor y la represión en las calles está al borde de una guerra civil. A ello hay que añadir la débil situación económica del país y el fuerte desabasto de alimentos y productos de primera necesidad.

Ante esta grave situación la comunidad internacional ha hecho declaraciones en contra de las medidas de control que ha llevado a cabo el régimen y a ello se ha sumado el Gobierno de Canarias.

La portavoz del Gobierno insular, Rosa Dávila, ha hecho una declaración institucional en la que deja claro que “el Ejecutivo regional pide respetar a la Asamblea Nacional Venezolana”.

La portavoz a afirmado lo siguiente durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno: “El Gobierno de Canarias se suma también al posicionamiento de la Unión Europea (UE) en la que se exige que se respete la representación de la Asamblea Nacional por parte del Gobierno de Venezuela”.

De este modo, añade Dávila, el Gobierno de Canarias quiere mostrar su preocupación por la “grave” situación política que atraviesa la república, sin olvidar la crisis social y económica que vive un país con fuertes vínculos con nuestras islas.

Por último, la portavoz agregó que las informaciones que llegan a través de familiares y amigos “se van agravando día a día”, por lo que solicitan fervientemente que se haga todo lo posible por intensificar el diálogo y el entendimiento ante una situación que podría desembocar en una confrontación civil armada. “Nos unimos a los esfuerzos de la comunidad internacional para facilitar el restablecimiento del orden institucional” finalizó.