Todos sabemos que la paciencia tiene un límite y mucho más cuando se trata de inversión multimillonarias con la creación del Parque Acuático que el grupo Loro Parque quiere realizar en el municipio de San Bartolomé de Tirajana en Gran Canaria lo que sería un impulso para la región totalmente increíble, no solo en puesto de trabajo, sino que atraería a muchísimo turismo con todo lo que ello conlleva.

Wolfgang Kiessling. El empresario, ante una pecera en las instalaciones del Loro Parque.

El dueño de Loro Parque, el alemán Wolfgang Kiessling, está cansado de las continuas demoras en la tramitación del proyecto, lo que podría llevar a que se termine cancelando el proyecto. De momento el grupo Loro Parque no ha tirado la toalla, pero sí que se muestran con un gran malestar, no ven la luz a final del túnel con tanta burocracia sin fin. Desde Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana se pasan la papa caliente unos a otros con el Cabildo de Gran Canaria, lo que ha entrado en una pescadilla que se muerde la cola burocráticamente. El grupo Loro Parque ha solicitado hace meses la licencia para empezar el proyecto y esto ya está crispando los ánimos.

Ante esa situación el grupo Loro Parque solo ve trabas una y otra vez a de este gran parque acuático con una inversión millonaria y que fue inicialmente acogido con todas las bendiciones políticas y empresariales y que, a la hora de la verdad, está empantando en la burocracia.