El buque Cheshire sigue ardiendo sin control,  las bodegas numero 1 y 2 llevan ya más de 1 semana ardiendo, el buque sigue a la deriva y los técnicos contratados por la compañía propietaria no han podido acceder al buque. El barco se encuentra a unas 40 millas náuticas al sur de Gran Canaria.

La empresa Resolve Marine solicitó una zona de exclusión por aire y mar de 3 millas náuticas por seguridad, pero Salvamento Marítimo denegó la solicitud por no considerarla necesaria. El buque es una verdadera bomba de relojería ya que su cargamento nitrato de amonio y puedo explotar en cualquier momento. Las emisiones de humo tóxico que cubre el buque continuará hasta que se pueda atajar el incendio. El buque es un peligro por la posibilidad de generar un gran desastre medioambiental, y también un riesgo para la salud  los canarios y residentes.

El partido político de Podemos ha exigido que se adopten medidas urgentes para evitar que ocurra un desastre natural en las tan preciadas aguas de Canarias. De momento permanecerá a 40 millas náuticas del sur de Gran Canaria. Esperemos no tener que dar malas noticias.