El accidente tuvo su origen cuando los dichos aviones se dirigían al aeropuerto de la isla de Gran Canaria, una bomba colocada por militantes del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) detono sobre las 13:15 hora local (14:15 en Madrid) una bomba en la terminal de pasajeros del aeropuerto. Poco más tarde hubo una segunda amenaza de bomba, debido a lo cual las autoridades cerraron el Aeropuerto de Gran Canaria por unas horas. Ambos vuelos fueron desviados al Aeropuerto de Los Rodeos en Tenerife Norte, junto con muchos otros. Ninguno de los aviones debería haber estado en la isla de Tenerife, pero los actos terroristas desembocaron en una terrible tragedia.

El 27 de marzo de 1977, dos aviones Boeing 747 colisionaron en el Aeropuerto de Los Rodeos (Tenerife Norte en la actualidad), al norte de la isla de Tenerife, muriendo 583 personas. Es el accidente aéreo con mayor número de víctimas mortales de la historia de la aviación.

Los aviones siniestrados fueron el vuelo KLM 4805, vuelo chárter de la línea aérea neerlandesa KLM, que volaba desde el aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam, en dirección a Gran Canaria y el vuelo PAA 1736, vuelo regular de Pan Am, que volaba desde el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York, procedente del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, California hacia el aeropuerto de Gran Canaria.