La Guardia Civil ha culminado la Operación Gazel con la detención de 65 empresarios, veterinarios y funcionarios por la venta ilegal de carne de caballo en Europa. Esta red se dedicaba a la venta de carne no apta para el consumo humano, los beneficios que han tenido rondan los 20 millones de euros.

Agentes de la Guardia Civil del Seprona y Europol en una inspección en el matadero de Astorga.

Toda la red estaba capitaneada por un holandés que se dedicaba a exportar la carne principalmente a Bélgica e Italia. Los investigados están acusados los delitos de maltrato animal, delitos contra la salud pública, falsedad documental, prevaricación, blanqueo de capital y organización criminal.

La documentación de los caballos era falsificada, para que la carne de estos animales pudiera ser vendida, por sus altos niveles de antibióticos no eran aptas para el consumo humano. Después estos animales se trasladaban a 3 mataderos y se encargaban de su sacrificio, tras esto la carne era trasladada a Toledo donde se despiezaban y preparaban para la exportación. En la operación policial han colaborado autoridades de Francia, Portugal, Bélgica, Italia, Rumania, Suiza, Holanda y Reino Unido.