Una empresa especialista en control de playas, llamada Anticimex ha detectado en la isla de Tenerife en el municipio de Tacoronte una especie de termita invasora originaria del estado de Luisiana en los Estados Unidos. Esta especie no es autóctona de las Islas Canarias, su nombre científico es Reticulitermes flavipes y está considerada por los expertos como una de las especies de termina más destructiva del mundo.

El jefe técnico de la empresa, David Mora, confirmo que esta especie se encontró en una inspección en una vivienda de Tacoronte, al sospechar que no era una especie autóctona se envió muestras a los laboratorios para determinar la especie y saber su origen. Según los expertos creen que llego a la isla en un barco, y que se debería de estudiar para delimitar su acción.

Estos animales no son peligrosos para el ser humano ya que no trasmiten ninguna enfermedad peligrosa, pero sí que podrían dañar gravemente estructuras de madera y causar derrumbes con grades perdidas económicas.