Un equipo de espeleólogos de Cantabria ha conseguido descubrir y explorar lo que sería el mayor pozo vertical de España, y de los primeros del planeta, con una profundidad de casi 436 metros ubicado en la ladera de Porracolina en la vertiente del Valle de Calseca en Riesga.

La exploración del pozo se realizado durante el verano, aunque las primeras proyecciones tuvieron lugar en primavera, poco después de descubrir una serie de depresiones circulares en el terreno con bordes escarpados (torcas), en una de las cuales comprobaron la existencia de una pequeñísima boca con un soplo de aire. Tras quitar escombros y piedras sueltas, dieron con una entrada, lo que les hizo suponer que había tras ella una gran cavidad.

Cerca de este pozo descubierto, se encuentra muy cerca la torna del Tejón, que también tiene un pozo llamado Los Pasiegos con una profundidad de 346 metros, que ostentaba hasta ahora el record en España, pero el nuevo hallazgo supera con casi los 100 metros esa profundidad.

El equipo necesito cuatro días para poder instalar los anclajes y los equipos necesarios colocados cada 15 o 20 metros para poder culminar la exploración y llegas hasta el fondo del pozo, lo que requirió el uso de 600 metros de cuerda. Una labor muy tediosa, con mucho esfuerzo y complicaciones, con la caída de agua constante.

El descenso una vez realizado todas las instalaciones de anclajes y equipos se tarda aproximadamente una hora y media, frente a las tres horas para poder salir, si se afronta a un ritmo fuerte. Para tratar que la gente se haga a la idea de la gran profundidad de este pozo, su profundidad equivale a casi vez y media la altura de la Torre Eiffel de París o la de las desaparecidas Torres Gemelas de Nueva York.

Llevará el nombre de Gran Pozo MTDE, en reconocimiento a la empresa privada de venta y diseño de material de espeleología, situada en Ramales de la Victoria, que ha colaborado con los dos clubes para poder llevar a cabo la exploración, aportando medios y materiales.