Canarias en red

Descubre la influencia canaria en la creación de los Estados Unidos

Los isleños en Estados Unidos. El término isleñoestadounidense es aplicado al conjunto de pueblos del sur de Estados Unidos que descienden de los colonos canarios que se establecieron allí en el siglo XVIII y que conservan, al menos en parte, la cultura de sus antepasados. Aunque coloquialmente el término también se puede utilizar para referirse a cualquier persona de Canarias que tiene la ciudadanía estadounidense, y a sus descendientes en Estados Unidos.

Con el objetivo de poblar sus posesiones esta parte del imperio, la corona española envía varios grupos de canarios. Así, entre 1731 y 1783, se asientan varias comunidades canarias en San Antonio (Texas), Florida y Luisiana. Los isleñoamericanos han sido capaces de preservar su cultura en San Antonio y Luisiana, al menos hasta hace poco, pero no en Florida, donde la mayoría de los colonos canarios emigraron a Cuba cuando la Florida fue vendida al Reino Unido en 1763 así como cuando, después de haber sido recuperado por España, fue cedida a los Estados Unidos en 1819.

Algunas personas que forman las comunidades isleñoamericanas todavía hablan la lengua española de sus antepasados, aunque ya su número era insignificante en 2012. como por ejemplo los miembros de la comunidad isleña de St. Bernard Parish que, estando geográficamente aislados, pudieron conservar su cultura y su dialecto hasta finales del siglo XX.

Isleños de Luisiana

Cuando se hace referencia a los isleños en los Estados Unidos generalmente es para hablar de los descendientes de esos canarios que se establecieron en Luisiana. Los isleños ya apenas hablan el dialecto canario. En un pasado próximo, cierta persistencia de estas comunidades en preservar su cultura en el medio hostil de Estados Unidos (donde se castigaba a los niños que, en las escuelas, eran sorprendidos utilizando su habla), ha llevado a algunos historiadores y antropólogos, como José Manuel Balbuena Castellana, a considerar a estas comunidades como un patrimonio nacional, tanto de Estados Unidos como de las islas Canarias. Con el auge y afirmación de los derechos humanos a partir de los años sesenta, a la comunidad canaria de Saint Bernard (Luisiana) se le permitiría la ostentación de su patrimonio cultural (apertura de un pequeño museo, registro de cantares y poemas) en actividades que exaltan los diversos legados etnoculturales de Estados Unidos. Con todo, sus descendientes se muestran orgullosos de su patrimonio y tienen fiestas anuales en Luisiana para celebrar su cultura. Hay un museo de la herencia isleña, así como un cementerio y una iglesia en St. Bernard Parish. Los isleños han dominado las industrias de la pesca y la agricultura, especialmente la caña de azúcar.

Isleños en la fundación de San Antonio, Texas

El 14 de febrero de 1719, el marqués de San Miguel de Aguayo envió un informe al rey de España proponiendo que 400 familias fueran trasladadas desde las islas Canarias, Galicia o La Habana para poblar la provincia de Tejas. Su plan fue aprobado por el monarca, y se dispuso que fueran enviadas 200 familias canarias a través de La Habana y Veracruz. En junio de 1730, antes de que llegaran órdenes desde España para detener el traslado, veinticinco familias canarias ya habían arribado a La Habana y diez habían sido enviadas a Veracruz. La mayoría de estas procedían de Lanzarote, Tenerife y Gran Canaria. Bajo el liderazgo de Juan Leal Goraz, el grupo marchó por tierra hacia el Presidio de San Antonio de Bexar, como entonces se escribía “Béjar.”

Añadir comentario

Síguenos!!

Canariasenred en diferentes redes sociales, síguenos para que no te pierdas nada.

Nuestro Facebook