Degustar esta exquisitez canaria es un lujo para nuestro paladar, el chorizo de Teror es un producto que no puede faltar en cualquier mesa de Canarias, por eso creemos que es necesario que lo sepas todo sobre este chorizo tan espectacular.

Esta maravilla está elaborado con las partes más tiernas y jugosas del cerdo, como pancetas, paletillas y cachetes. Al molerla se le añade ajo, sal, vino, pimentón y unas especias secretas, que desde hace más de 80 años solo unos pocos elegidos las conocen. Después se amasa todo para embutirlas en tripas seleccionadas para su curado en sitios frescos y refrigerados.

Esta empresa se fundó en una carnicería que tenía una familia en calle La Cal hace más de ochenta años. A partir de los años Sesenta, se lanzó a fabricar con la marca ‘Los Nueces’. Esta fábrica en Teror, es una empresa eminentemente familiar, líder en las islas, que lleva cuatro generaciones conservando con dedicación unas recetas que contribuyen a que sus productos tengan ese peculiar sabor que los hace tan especiales.

De acuerdo con los datos del Gobierno de Canarias, el chorizo de Teror supera en conocimiento por los consumidores de las islas a marcas como Donuts, Miraflor, Panrico, Ron Artemi, Cafés Careca, Viña Norte, Café Sol, Suspiros de Moya o la marca Agua de La Palma.

Sus fantásticas instalaciones y la planta procesadora están sometidos a continuos procesos de control y eficacia, dentro de la más estricta normativa, para ofrecer excelentes productos cárnicos. Mantienen un control alimenticio eficiente sobre sus chorizos, garantizando una alta calidad en sus morcillas dulces y carnes frescas de primera calidad.

Dada la textura de este espectacular chorizo se utiliza fundamentalmente para untar rebanadas de pan o tostadas o para comerlo en bocadillo, untando el interior del pan con la pasta.