La crueldad del ser humano no conoce límites, la gente capaz de hacer lo mejor y lo peor, aunque siempre tiene una capacidad superior para hacer lo peor. Cuando los policías encontraron esto, en el congelador de esta mujer no pudieron evitar echarse a llorar. Nunca habían visto algo tan macabro como lo que tenían ante sus ojos.

Una mujer se enfrenta a cadena perpetua, ya que fue inculpada tras confesar que había ahogado a sus bebés y los había congelado después del crimen.

Dos días después de que se hallaran tres bebés congelados en Lorient (oeste de Francia), una mujer de 50 años que reconoció ser su madre y que los ahogó al nacer hace más de una década. Esta mujer, quien se enfrenta a una cadena perpetua, fue “imputada por el cargo de asesinato y puesta en detención provisional”, informó a la AFP la fiscal general de Lorient, Laureline Peyrefitte.

“Las primeras investigaciones científicas permiten pensar, a la espera de los resultados de la autopsia […], que estos niños nacieron vivos”, explicó el jueves la fiscal Peyrefitte en una conferencia de prensa. “A esta altura de la investigación, la encausada indica en sus primeras declaraciones que en todas las ocasiones dio a luz en su antiguo domicilio […] sola, en fechas que sitúa en 1998, 1999 y 2003”.

Justo después de los nacimientos, la madre habría procedido “con el mismo método operativo: ahogar a los recién nacidos con un cojín antes de envolverlos en una bolsa de plástico y meterlos en el congelador”, añadió la fiscal. Según los primeros elementos de la investigación, los tres niños serían fruto de una relación con un hombre al que conoció en el ámbito profesional, que “habría ignorado los sucesivos estados de embarazo de la interesada, un estado que tampoco habrían detectado en su entorno”.

Tanto ella como el hombre trabajaban en La Scapêche, una empresa naviera. En uno de sus refrigeradores fue encontrado uno de los cuerpos de los bebés. Los restantes, en su vivienda. En las próximas horas se hará pública la acusación contra la mujer, que enfrenta una condena segura a perpetuidad. También se tratará de determinar si hay otros cómplices que pudieron ayudar a ocultar el crimen durante tantos años.