Nuestras redes sociales

Internacional

Conoce el terrible drama de esta chica que sufre hasta 180 megaorgasmos al día

Publicado

hace

Una madre asegura que sufre la increíble cifra de nada más y nada menos que 90 megaorgasmos cada hora, lo que ha transformado su vida en un infierno. Esta mujer llamada Cara Anaya padece del Síndrome de Excitació-n Genit-al Persistente, enfermedad que la pone en aprietos porque vive constantemente en medio de situaciones embarazosas.

Según da a conocer el famoso medio británico The Mirror, esta mujer de 30 años, residente en Arizona, Estados Unidos, fue diagnosticada con esta enfermedad incurable hace tres años, situación que ha afectado su vida familiar y de pareja. Cara vive con su marido, Tony Carlisi de 34 años y su hijo pequeño Merrick de 10 y este es su estremecedor relato sobre el padecimiento: “Es vergonzoso, confuso y humillante. Cuando estás cerca de los niños, te sientes como un pervertido, porque tienes todas estas extrañas sensaciones todo el tiempo” Afirman sin dilación.

“Así que no puedo ayudar en las clases o ir en viajes escolares porque los niños no entienden y sus padres tampoco”, explicó la mujer. Desde que comenzó la enfermedad, esta mujer se ha vuelto solitaria y señala que está obligada a evitar los espacios públicos y salir de su casa, porque ha tenido que “aprender a controlar los gestos que produce mi excitación, tratar de quedar con un rostro que no refleje nada para el resto e incluso he tenido que aprender a respirar, cuando sufro con lo que me pasa” “Se está arruinando mi vida, porque se mete con mi cabeza sin que pueda hacer nada para ello.

Tu cuerpo está en una especie de montaña rusa, por lo que realmente afecta mi estado de ánimo. Por lo que en algunos días cuando es realmente malo, sólo quiero cerrar las cortinas y nunca levantarme para hacer nada”.

Producto de episodios que la llevaron a tener 180 megaorgasmos en dos horas, esta madre ha recurrido a varios expertos médicos con el objetivo de alcanzar una cura para la extraña enfermedad, pero nada la ha podido ayudar. Los efectos físicos de la enfermedad incluyen la deshidratación, rodilla y tobillos heridos por causa de los episodios y en última instancia, el agotamiento por falta de sueño.

No se pierdan el vídeo que les dejará sin palabras al verlo.

Continuar leyendo
Publicidad
Haz click para comentar

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Mataron a su novio, pero enamoró al asesino por internet y lo que hizo es brutal

Publicado

hace

Por

Un hombre llamado Bimbo tenía un crimen por encargo como siempre. Uno más. No era uno político ni comercial. Pero en principio consistía en un “trabajo” fácil y no debía despreciarlo para ganar dinero y prestigio. Era mediados de febrero cuando le asignaron la tarea a este sicario de Bogotá.

Debía asesinar sin dilación a un reciclador en la localidad de Bosa de la capital colombiana. Pero algo falló sin esperar. Más precisamente, su arma. Huyó antes de que respondieran con fuego su misión. Pero al escapar del altercado, percibió que una pareja que ingresaba a su vivienda con su vehículo lo había visto, y se le pasó por la cabeza lo peor.

No quería dejar testigos y no vaciló ni un segundoo: asesinó al conductor del automóvil, Ángel Giovany Aparicio, un paramédico. A su lado estaba su preciosa novia, quien desesperada y aterrada lo sostuvo en sus brazos los segundos finales de su vida.

Al principio, la policía no creían en la versión de la mujer. Afirmaban que Aparicio había sido víctima de una bala perdida durante el altercado en la calle. No creían que había sido fusilado sin piedad. Pero ella -cuyo nombre no trascendió por razones de seguridad- sabía bien qué había ocurrido esa noche.

Fue entonces que decidió comenzar a investigar y colaborar junto a la Sijín Bogotá para el esclarecimiento del caso de una vez por todas. Para ello -con la ayuda de los detectives policiales- ideó un plan perfecto: creó varios perfiles falsos en las redes sociales, concretamente en Facebook y comenzó a rastrear conocidos por la zona en que operaba el criminal.

Foto del asesino.

Poco a poco y sin descanso consiguió dar con él. Conocía su supuesto alias y su nombre, que fueron aportados por la policía. Pero necesitaba pruebas para incriminarlo. Hasta que el hombre cayó en la trampa por la red social.

La mujer lo conquistó como nunca se podía haber imaginado, ganó su confianza plena. Intercambiaron mensajes todos los días, de todo tipo. Orales y escrito. Ella le enviaba fotografías sexuales, incluso. Le contaba que estaba sola, que había sido condenada y que cumplía la sentencia en su casa. Decía pertenecer a una peligrosa banda criminal. Por el momento, sería difícil que se conocieran en persona para intentar tener una relación.

Pero le indicaba que estaba ansiosa y continuaba mandándole fotos íntimas para tenerlo bien atento, sin que su rostro apareciera claramente. Ciego este hombre, él también comenzó a contarle sobre su vida. A confesar sus delitos. Le relató varios asesinatos, pero sobre todo el que más le importaba a ella: el de su querido y añorado novio, el paramédico Aparicio.

Foto de su novio.

Al escuchar el mensaje que Bimbo le enviaba por el sistema de mensajería, la joven sintió que la sangre se le congelaba. Pero también sabía que tenía la prueba que tanto necesitaban las autoridades para hallar justicia.

El accionar de la mujer no sólo sirvió para poner tras las rejas al sicario, sino también para poner fin a una peligrosa banda delincuencial de Bogotá: Los Cápsulas, un grupo criminal dedicado al narco y a los asesinatos por encargo que opera desde hace 10 años en Bosa, Piamonte y Humberto Valencia, según consignó el diario El Tiempo. Quince de sus integrantes quedaron detenidos.

Continuar leyendo

Lo más visto