El Gobierno de Marruecos ha estado muy ocupado este verano aprobando una serie de medidas para evitar que Canarias siga arrebatándole cuota en el mercado de los rodajes de películas.

Para ello. Rabat ha mejorado mucho su marco fiscal a fin de captar más inversiones en el negocio de las superproducciones, del que es pionero desde hace varias décadas. Además de excelentes rebajas fiscales hay que sumar que también subvenciona los filmes con hasta un 20%.

Ha aumentado en 100 millones de euros las ayudas a las empresas que elijan su país para rodar sus películas, creando un clima difícil de rechazar por las productoras internacionales.

Estas medidas están aprobadas desde 2015, pero debido al retraso en la formación de gobierno en Marruecos se han visto retrasadas hasta este mes de Octubre.

Muchos dudan de que un país como Marruecos pueda competir con Canarias en este sector, pero las empresas dedicadas al sector lo tienen muy claro y exponen sus argumentos.

A favor de Marruecos está que en ese país se sabe exactamente quién manda. Siempre es mucho más fácil todo cuando todas las decisiones pasan en última instancia por una única persona, eso da seguridad y agilidad. Pero en Canarias no pasa lo mismo, hay cientos de organismos que corren de acá para allá con papeles y permisos que retrasan y dificultan mucho la ya difícil labor de grabar una película. No olvidemos que la finalización de la grabación de “Fast and Furious 8” se retrasó más de año y medio esperando por un permiso para poder rodar en un puente. En el último film de “Misión Imposible”, se necesitaba filmar una escena en una autovía, esta película se filmó en Marruecos. El Gobierno cerró durante 14 días la autovía que une Casablanca con Agadir, y que no se hable más.

A favor de Canarias están sus infraestructuras y su servicios, sobre todo las sanitarias, cosa muy apreciada sobre todo por los actores y equipo de rodaje.

Sea como fuere, lo que está claro es que esta batalla por acaparar el mercado de las superproducciones, y creo que la resolución al conflicto está lejos de verse.