Las falsas denuncias de turistas por intoxicaciones alimentarias en zonas turísticas de España, es un problema que las autoridades intentan paliar desde hace tiempo. La presión hotelera hacia el gobierno está consiguiendo los primeros resultados, una muestra de ello, es la ‘operación claims’, que la Guardia Civil está desarrollado en Mallorca.

En un comunicado se confirma que la Guardia Civil ha desarticulado un grupo organizado, presuntamente responsable de una estafa millonaria con reclamaciones falsas de intoxicaciones alimentarias en hoteles de Mallorca. Según fuentes, en el operativo se han detenido siete personas de nacionalidad británica y efectuado varios registros en diferentes municipios de la isla.

En una rueda de prensa el gobierno afirmó que la cuantía de la estafa podría alcanzar más de 50 millones de euros desde sus inicios en el 2014.

El inicio de esta “estafa”, comienza cuando los clientes de los hoteles eran captados en plena calle y a veces delante del mismo hotel, por ‘tiqueteros’ que sin escrúpulos, les ofrecían unas vacaciones gratis. Estos estafadores les ofrecían gestionar las propias reclamaciones falsas que ellos mismos redactaban, para posteriormente indicarles los pasos a seguir cuando volvieran a su país.

Este problema está creciendo en las Islas Canarias, donde las falsas denuncias acumulan millones de euros en pérdidas para los hoteles de las islas. Según fuentes, la investigación no está cerrada y esperan realizar futuras detenciones en otros lugares afectados en el territorio español.