Fuera de las playas famosas y multitudinarias de Tenerife, hay rincones costeros íntimos y preciosos que convierten un día de playa en toda una experiencia viajera de alto nivel para todo el mundo. Grandes charcos, playas de arenas negras preciosas y cuevas submarinas que no te puedes perder.

Litoral de El Tajao.

Junto al pequeño pueblo pesquero de El Tajao en Arico, se extienden varias playas de arena negra y pequeñas calas tranquilas. En el mismo pueblo donde se come genial, está la playa grande que no suele estar muy concurrida durante todo el año. Cerca de la playa principal hay más pequeñas y encantadoras calas como a 1 kilómetro, siendo uno de los lugares de costa más bonitos de Canarias.

El Charco de la Laja.

Es uno de los mejores charcos de agua de mar de Tenerife aun siendo pequeño es una maravilla que tienes que disfrutar, este charco natural de aguas transparentes y tranquilas se encuentra en pleno casco urbano de San Juan de La Rambla. Este lugar es uno de los puntos gastronómicos más conocidos de la isla donde se preparan espectaculares pescados y mariscos.

La Punta de Teno.

Llegar hasta este lugar es ya toda una aventura que no puedes dejar escapar, conocido por el mundo tinerfeño el Faro de Teno es un lugar único enmarcado por Los Acantilados de Los Gigantes y la cercanía de la isla de La Gomera. Una pequeña playa de piedra predomina en esta joya del litoral canario, siendo uno de los mejores lugares para hacer submarinismo y otras actividades acuáticas.

El Tancón de Puerto Santiago.

Este es un lugar realmente mágico y una de las mejores cuevas marinas de Canarias. Es uno de los mejores secretos de la zona. La cueva contiene un enorme charco de aguas transparentes que se comunica con el exterior a través de una abertura a la que se puede acceder con aguas tranquilas, sin duda este es un lugar que no te puedes perder.

Espectaculares puestas de Sol en Benijo.

La increíble Playa de Benijo es uno de los rincones que más sorprende de todo el litoral de Tenerife, esta pequeña playa de arena negra de poco más de 300 metros de longitud se encuentra situada en pleno Parque Natural de Anaga, siendo este una gran reserva natural reconocida. La playa de Benijo está totalmente aislada y sin servicios pero ahí radica su belleza, en sus cercanías hay excelentes lugares donde comer pescado fresco.