Una cifras que son verdaderamente impresionantes y que parece que a nadie le importa, son cifras bastante elevadas de muertos, ya vamos casi 300 muertes por ahogamientos de lo que va de año, y el estado y gobiernos locales no destinan prácticamente nada a este tema. Hay pocos socorristas con sueldos penosos y poco material y muchas veces anticuado.

En España se ahoga una persona cada 8 horas,  la mitad de las muertes ocurre en playas y el 94%, en espacios acuáticos sin vigilancia,  la imprudencias, los despistes o la inconsciencia sobre el riesgo que representa el medio acuático están detrás de estos accidentes. En otros países de nuestro entorno los bañistas ven bandera roja y salen del agua, aquí en España se ríen y muchas veces hacen caso omiso de los socorristas.

No hay medios , los gobiernos no ponen los medios necesarios y tampoco acompaña la educación, la reanimación cardiopulmonar tendría que enseñarse en los colegios. Los niños aprenden muy rápido y bien, y tienen toda la vida para poder llegar a ser reanimadores en potencia. La prevención es la única manera de reducir este clase de siniestros, pero las administraciones tienen que poner los medios y el dinero que se necesita y no lo hacen.