Canarias NO puede más, con la gran afluencia año tras año de visitantes extranjeros y nacionales que llegan de vacaciones a las Islas Canarias, hace que el archipiélago canario se encuentre en un punto insostenible, los políticos no han invertido todo el dinero necesario para mejorar las redes de saneamiento de las islas, un gran tanto por ciento de aguas residuales de todo tipo acaban en el mar produciendo múltiples contaminaciones bacterianas en las playas.

No paramos de ver noticias de que los ayuntamientos locales tienen que cerrar playas al baño por contaminaciones bacterianas y el Gobierno de Canarias y muchos de los ayuntamientos locales no hace nada.

Se habían localizado unos 500 puntos de vertidos al mar residuales, en torno a 200 puntos de estos eran de forma totalmente libre, sin ninguna conducción, y otros 300 con canalizaciones, entre ellos emisarios submarinos. Pero agárrese a la silla porque estos números son de un censo del año 2008, ya el Gobierno de Canarias ha encargado otro actualizado que estará listo al término del año 2017, no nos queremos ni imaginar la cifra.

De los contabilizados en el censo de 2008 apenas 102 tenian autorizacion por parte de las autoridades competentes, y otros 72 estaban en trámites. La situación es totalmente catastrófica más de lo que la gente piensa y lo desconoce totalmente. El 74% de los vertidos al mar NO están autorizados según datos del censo de 2008, no nos queremos imaginar a dia de hoy. Y se sabe ya desde el 2008 que un 11% tiene afecciones muy graves para el medio ambiente, pero no se hace absolutamente nada.

Por ejemplo en la capital tinerfeña se conoce que hay más de 34 vertidos al mar, de los que solo 9 estarían autorizados por las autoridades. De todos estos 9 causarian daños graves, 2 daños muy graves y 1 moderados. Por ejemplo uno de estos puntos, es el de La Hondura, que vierte al mar 625.000 litros de aguas residuales cada hora al mar sin ningún tratamiento. Es totalmente inadmisible y un caos. Imagínese en el conjunto de todo el archipiélago canario como esta la cosa a día de hoy. Una auténtica catástrofe silenciosa.