Nuestras Islas Canarias y la Comunidad Valenciana se sitúan a la cabeza en 2016 en demandas de disolución matrimonial de toda España, esto engloba a los divorcios y las separaciones entre parejas, la estadística es brutal, con una media de 2,9 peticiones por cada mil habitantes.

Para hacer una idea con algunos datos el año pasado se presentaron en los juzgados canarios 114.019 demandas de divorcio  y 5.840 demandas de separación, aunque esta cifra es menor que la de otros años, seguimos a la cabeza de toda España.

Detrás de nuestra tierra y de Valencia, le siguen Cataluña y las Islas Baleares, con 2,8 demandas por cada mil habitantes, un poco más alejado se sitúan Andalucía, Asturias y Murcia, con 2,7 demandas. Por otro lado los que menos se divorcian y separan son Cantabria 2,5,  Castilla-La Mancha, Galicia y Madrid con 2,4, Extremadura y La Rioja con 2,3, Aragón, Navarra, País Vasco con 2,2 y por último Castilla y León con 1,9 demandas por cada mil habitantes.

Que los canarios seamos los que más nos divorciemos en realidad no significa nada, quizás solo que vemos las cosas de diferente manera que el resto de Españoles. Pero las cifras siguen aumentando, parece que aquí en Canarias se corta por lo sano rapidito.