El Gobierno de Canarias da el paso junto con los 7 Cabildos para acelerar la puesta en marcha un proyecto de ventanilla única turística que haga que los papeleos y documentación para poder edificar nuevos hoteles en Canarias sea mucho más rápido y con menos perdida de tiempo, los empresarios del sector turístico estaban demandando desde hace tiempo, el Ejecutivo regional tras una reunión con las siete corporaciones insulares de las islas en el marco de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) han llegado a un acuerdo.

De esta manera las dos partes buscan una implantación definitiva y rápida de la ventanilla única turística en todas las islas que aligeraría significativamente los tramites burocráticos a los que se enfrentan las empresas del sector turístico.

En la actualidad para poder construir un nuevo hotel y ponerlo en funcionamiento es necesario acudir a 3 administraciones diferentes, mientras que con el nuevo proyecto de ventanilla única simplificaría mucho el proceso-
En la reunión estuvieron presentes por parte del Gobierno de Canarias, además de la consejera de Turismo, Cultura y Deportes, Mariate Lorenzo, el vice consejero de Turismo, Cristóbal de la Rosa; el director general de Infraestructura Turística, Héctor Suárez; y la directora general de Promoción y Ordenación Turística, Candelaria Umpiérrez.

También los 7 cabildos estuvieron representados en esta reunión, en el caso de la isla de El Hierro por su propia presidenta, Belén Allende, y en el del resto de islas por sus consejeros de Turismo: Alberto Bernabé por isla de Tenerife; Alicia Vanoostende por isla de La Palma; María Isabel Méndez por La Gomera; Inés Jiménez por la isla Gran Canaria; Blas Acosta por la isla Fuerteventura; y Echedey Eugenio por la isla Lanzarote.

Todo esto es lo que el actual Gobierno de Canarias pretendía ordenar con la nueva Ley de Suelo de Canarias, que iba a ser tramitada cuando el actual gobierno rompió y CC quedo en minoría. Esta ley en teoría debía simplificar los procedimientos y sobre todo anular normas que complican y dificultan los procedimientos. Ahora esta ley puede quedar en nada porque el gobierno está en minoría y no lo tendrá nada fácil. Aunque conociendo como funciona nuestras administraciones y sus conexiones con empresarios, puede que ante la presión del dinero por edificar lleguen a un acuerdo, antes las dudas de garantizar la protección del medio ambiente.