Canarias en red

Cabeza de Perro, el pirata chicharrero más sanguinario de Canarias

Se llamaba Ángel García, apodado Cabeza de Perro nacio en el pueblo de Igueste de San Andrés en Tenerife, en el año 1800, en una pequeña casa blanca al lado del mar. Posiblemente desde su juventud se dedicaba a la piratería. Fue un pirata canario que presentaba acusados rasgos físicos, de ahí su apodo y que murió ejecutado en Santa Cruz de Tenerife.

Realizaba sus actividades piráticas en las costas africanas y principalmente en el Caribe. En el barrio de San Lázaro, en La Habana (Cuba), poseía un palacio cuyo aspecto exterior era el de una dulcería; por dentro, estaba repleto de espejos y lámparas con incrustaciones de oro; las habitaciones se comunicaban con puertas secretas que daban a los sótanos de la muerte donde su fiel servidor, Plácido el Mulato, esperaba a sus víctimas; los cuartos estaban llenos de arcas con los frutos de las rapiñas (dinero, alhajas, relojes, etc…).

El episodio más conocido del pirata fue el asalto que, desde su barco insignia “El Invencible”, efectuó al bergantín “El Audaz” en su recorrido desde La Habana a Nueva York. En la refriega acuchilló a los tripulantes y pasajeros, excepto a una mujer y a su hijo, quienes se habían escondido; no obstante, cuando ambos fueron descubiertos los arrojó al mar, al tiempo que hundía el barco y emprendía la retirada. Sin embargo, fueron rescatados por el velero italiano Centauro. La mujer le relató al capitán el suceso ocurrido y éste le mostró un retrato de Cabeza de Perro, reconociéndolo la señora como el autor de aquella matanza.

En los días siguientes, el pirata Cabeza de Perro no podía dejar de pensar en esa terrible escena y decidió abandonar su actividad pirata y regresar a su tierra natal para dedicarse a la agricultura. Durante todo el camino desde el Caribe hasta las Islas Canarias el pirata no salió de su camarote. Al llegar a la costa de Tenerife, se apresuró a subir a cubierta para ver el Teide y su pueblo natal.

Pero tras desembarcar en la isla, fue apresado en el Castillo de Paso Alto de Santa Cruz de Tenerife, en donde murió ejecutado. Se dice que instantes antes de la ejecución pidió un habano, donó la maqueta de un bergantín a la Virgen del Carmen y para demostrar su personalidad arrogante hasta el final, se atavió un pañuelo rojo en la cabeza y lanzó una mirada y una sonrisa irónica mientras recibía los disparos que acabaron con su vida. Existe la creencia popular de que el pirata Cabeza de Perro también poseía un tesoro oculto, en este caso escondido en una cueva situada en una playa cercana a su pueblo natal.

1 comenario

  • hola yo he leido que tiro el bebe al agua y este floto unos instantes diciendo upa upa, que es lo que los niños dicen a sus madres para que los cojan,tambien lei que al desembarcar en tenerife unos chiquillos se metieron con el por su cara (feo para los canones) y este los amenazo sacandoles un cuchillo, los crios (golfillos) le empezaron a tirar piedras y ante esta algarada acudio la autoridad que al registrar al pasajero en cuestion hayo el cuchillo que lo curioso es que tenia de empuñadura con forma de cabeza de perro, lo que investigaron y detuvieron.Por ultimo decir que esto me lo narro una prima de un señor que a finales del siglo XX en unas huertas de igueste cercanas al mar encontro caldero(creo) con muchas monedas de plata que dicen que entrego a las autoridades y fue recompensado esto pudo ser de los 60 hasta los 80.

Síguenos!!

Canariasenred en diferentes redes sociales, síguenos para que no te pierdas nada.

Nuestro Facebook