Un ambicioso proyecto que al final será realizado con dinero público por el Cabildo de Tenerife al no conseguir que la empresa privada empezará el circuito, en un principio la empresa privada dijo que costaba 39 millones de euros, y que la duración de la obra estaba prevista para 22 meses, es decir que aproximadamente para el verano de 2018 estará listo. Ahora el Cabildo de Tenerife dice que costará aproximadamente 23,6 millones de euros para poder afrontar toda la construcción del complejo deportivo.

El papel del Cabildo Tinerfeño se había limitado a ceder los terrenos para este proyecto, todos los gastos eran asumidos por la empresa privada italiana Onda Rossa,  la cual iba a tener 35 años de explotación. Pero la empresa privada no respondió.

El Cabildo de Tenerife ha reconocido que su intención es traer a la isla grandes pruebas del motor, como por ejemplo: el mundial de Fórmula 1, Campeonato del Mundo de MotoGP y el Campeonato del Mundo de SuperBikes.

Los antiguos planes eran los primeros 21 meses serán obras propiamente dichas, el primer mes estará dedicado trasplante y la repoblación de algunas especies protegidas situadas donde se ubicará el trazado, en Atogo (Granadilla de Abona), cerca del Aeropuerto de Tenerife Sur.

El circuito tendrá una distancia de 4,068 kilómetros, con diez curvas de izquierdas y cinco de derechas, su ancho con una variable de 12 y 15 metros, con una recta final de 819 metros, el aforo contará con 4.000 asientos para el público. Según el primer proyecto que puede cambiar dado que el Cabildo de Tenerife bajo unos cuantos millones de euros el supuesto gasto frente a la empresa privada, hay 15,4 millones de euros de diferencia.

Vídeo, así sera el circuito de velocidad.