Este hombre estadounidense está acusado de asesinar a su mujer de 39 años de edad, durante un crucero que la pareja estaba disfrutando, ambos viajaban hacia Alaska. Una persona descubrió a la mujer herida de gravedad en el camarote donde la pareja se alojaba, y dio la voz de alarma.

El personal sanitario del barco intentó salvar la vida de la mujer, pero sus heridas eran incompatibles con la vida, finalmente falleció. Las autoridades abrieron una investigación de los hechos y el marido confesó haber sido el asesino de su mujer. El hombre justificó su acción diciendo que su mujer no paraba de reírse de él.

Según agentes del FBI la mujer presentaba una herida muy grave en la cabeza. Uno de los agentes de seguridad del barco pudo observar que el marido tenía sangre en las manos y en la ropa que vestía y lo mantuvieron detenido y esposado en un camarote cercano hasta que llegaran las autoridades pertinentes. Como podemos observar cada día la gente esta peor, la salud mental por los suelos.