Una anciana en el barrio de Punta Brava en Puerto de la Cruz de nombre Inés salvo su vida ayer de puro milagro, tras incendiarse su casa de una forma voraz, la mujer decidió poner una vela en honor a la celebración ayer de la Patrona de Canarias, la Virgen de Candelaria.

Todo paso sobre las 18:40 horas, cuando varios vecinos de la zona alertaron al CECOES 112 de que una casa en el barrio de Punta Brava en el Puerto de la Cruz estaba en llamas. El 112 envió una dotación de Policía Local para comprobar la veracidad de las llamadas.

Al llegar la Policía Local al lugar de los hechos comprobaron que la segunda planta de la casa estaba totalmente envuelta en llamas, por lo que activaron todos los protocolos habituales. Los Bomberos de la Orotava, Policía Nacional, Servicio de Urgencias Canario (SUC) y Protección Civil acudieron al lugar de los hechos.

Los bomberos lograron rápidamente controlar las llamas, pero el voraz fuego destruyo en su totalidad toda la planta superior. En cuanto a la anciana dueña de la casa presentaba fuertes erosiones en la cara y quemaduras leves en sus brazos. El incendio se provocó debido a que la vela que había encendido la anciana para la virgen cayera al suelo tras tropezar, las llamas se propagaron rápidamente por diversos objetos, logro alcanzar la escalera de la vivienda y abandonarla, por este motivo sufrió quemaduras. La anciana fue evacuada hasta un centro sanitario para ser atendida de sus heridas. En tanto la policía acotaba el lugar a la espera de la valoración de los daños.