El conocido Aeropuerto de los Rodeos en Tenerife está situado al norte de la isla. Fue construido en los años 20 previa petición de una empresa holandesa para realizar vuelos internacionales.
En año 1977, el 27 de marzo se produjo uno de los accidentes más graves de la aviación en España, donde dos aviones chocaron uno despegando y otro cruzándose en el camino, provocando más de 580 víctimas.

A las pocas semanas de ese trágico desenlace en el aeropuerto se empezaron a ver cosas extrañas, muchos operarios aseguraban ver cosas extrañas, oír voces, lamentos y llantos. Pero sin duda lo más impactante, es el misterio de la niña que ronda por dicho aeropuerto. Según dicen, al identificar todos los cadáveres, faltaba una niña la cual su cuerpo nunca fue recuperado. Varios testigos entre los que hay cientos de militares durante años, aseguran que han tenido experiencias paranormales en el aeropuerto o las cercanías del mismo con dicha niña, llamándola “La niña de la garita”.

Entre las otras historias y apariciones en torno a este accidente hay que destacar el del personal de noche del aeropuerto, en el que han afirmado en múltiples ocasiones haber escuchado esos supuestos lamentos y gritos provienen del hangar donde se colocaron los cuerpos sin vida del accidente aéreo. Fuera del aeropuerto varios montañeros reputados han afirmado contudentemente que en el monte de La Esperanza se producen fenómenos paranormales de parecidas características, donde se estrelló un año más tarde, en la zona de El Diablillo, un Boeing 727 de la compañía Dan-Air procedente del Reino Unido.

Lo que cientos de testigos afirman es que en algunas dependencias del aeropuerto de Los Rodeos, como en el viejo hangar de aviones de hélice, o en las inmediaciones del antiguo edificio terminal, en noches oscuras y con mucha niebla espesa, es normal oír gritos y lamentos intermitentes sin explicación alguna.

Por último hay que mencionar el suceso acontecido en el antiguo cuartel militar de “Las Raíces”, un edificio de 3 plantas donde durante años, grupos de 4 o 5 soldados realizaban guardias de 24 horas dentro del mismo. Cuando una noche mientras dormían y estando el recinto del edificio cerrado con candados, escucharon personas corriendo en la planta superior, así como golpes en las ventanas exteriores. Al subir a la planta superior lo único que encontraron fue un extraño silencio que los dejó despierto para toda la noche.

En torno a este lugar se pueden contar por cientos los testigos que han afirmado presenciar estos sucesos, siendo tal magnitud que programas de televisión como Cuarto Mileneo, han realizado reportajes sobre el terreno a estos supuestos fenómenos paranormales.