La isla de Gran Canaria es mucho más que playas de ensueño, sus pueblos antiguos o zona de compras y ocio en Las Palmas de Gran Canaria, esta isla tiene mucho más que ofrecer a sus visitantes. Hay sitios en los que solo se llega caminando, o a través de carreteras de pueblo poco transcurridas, esta isla sorprendente por su gran variedad de posibilidades para entretenerse y aprender la gran historia que esconde.

En este artículo les mostraremos varios lugares encantadores y poco conocidos que no se pueden perder si van a esta precisa isla.

Barranco de Azuaje.

Se encuentra entre los municipios de Moya y Firgas, este barranco es uno de los emblemas de la Gran Canaria verde ya que se sitúa muy cerca de la Reserva Natural de Los Tilos de Moya, teniendo la oportunidad para conocer el último reductos de Laurisilva de Gran Canaria, este es un bosque siempre verde y lleno de vida que alegra la vista a cualquier visitante.

Barranco de Balos.

El barranco se sitúa en el sureste de la isla, siendo uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de las Islas Canarias, para visitarlo es ideal hacer un poco de senderismo para sumergirse en toda su belleza. En el hay grabados rupestres de Balos que se pueden apreciar por todo el cauce del barranco, estos grabados tienen, al menos, 1.200 años de antigüedad y n te puedes esta oportunidad de visitar las raíces del pueblo canario.

El Risco y el Charco Azul.

El Risco es un precioso barrio situado en Agaete con casitas tradicionales, plantaciones y unas impresionante vistas que no te puedes perder, muy cerca hay un pequeño sendero de unos 1,2 kilómetros, que nos lleva hasta increíble El Charco Azul, un pequeño salto de agua con una poza en la que se puede bañar y disfrutar de un día de sol durante casi todo el año. Un rincón mágico que no puedes dejar de visitar en Gran Canaria.

Pista de Tirma.

Está situado a unos pocos kilómetros del increíble Pinar de Tamadaba, este es uno de los paisajes naturales más bonitos y poco masificados de Gran Canaria, este sendero se sitúa por increíbles zonas de pinar canario hasta la costa. El sendero tiene unos 17 kilómetros y es muy fácil de recorrer y apreciar por los que busquen una experiencia alejada del mar y la playa.

La Montaña de Tauro.

Por último queremos mencionar otro lugar mágico en el que se junta la naturaleza y la historia más bonita e impactante de Canarias. En la montaña hay un sendero que no es muy largo hasta alcanzar la cima de Tauro, pero hay que tener en cuenta que es bastante pronunciado, pero recompensa el esfuerzo con las impresinantes vistas que pueden disfrutar en la cima. Justo en el extremo norte de la montaña se encuentra una preciosa estructura de piedra construida por los aborígenes canarios y que se conoce como ‘la iglesia de los canarios, siendo esta una visita obligada para los apasionados de la cultura aborigen canaria.