Nuestras redes sociales

Curiosidades

12 Sorprendentes curiosidades que deben saber si piensan ir a China y quieren salir vivo del intento

Publicado en

hace

Resulta que China está entre los 5 países más populares entre turistas. Como alguien que vive en China, puedo asegurarles que es cierto. Cada vez son más personas las que se atreven a viajar por este país.

Internet está lleno de información de cómo llegar. Pero existen cosas que se mencionan muy pocas veces, y es mejor conocerlas para estar preparado para las sorpresas desagradables.

NUNCA planees viajar a China durante las fiestas nacionales. En China no existen vacaciones oficiales, y la única oportunidad para viajar es aprovechar los días festivos nacionales. El resultado es que ¡todo el mundo viaja al mismo tiempo! Y es un poco aterrador.

Todos los sitos turísticos en estas fechas están llenos de gente. Incluso si tienes suerte de reservar un hotel, no hay garantía de que con tanta multitud, que sabe empujar mejor que tú, puedas apreciar las atracciones locales. Por lo tanto, primero investiga si tus fechas no coinciden con algunas fiestas. Puesto que el calendario local es lunar, 4 de 6 fiestas principales siempre se mueven. Sin embargo, puedes descartar de inmediato la primera semana de mayo y la primera semana de octubre (el Día de la Independencia de China), la cual también se llama “Semana de Oro”.

Los trenes en China son una excelente manera de llegar a donde necesites, pero tienen sus detalles. Es mejor comprar los boletos con anticipación (al menos, faltando un mes), de lo contrario es probable que no alcances a comprarlos. En los trenes de alta velocidad la diferencia en el precio entre la clase 1 y 2 es mínima y la comodidad es notable, por lo tanto, los boletos de clase 1 se acaban rápidamente. Si te urge viajar pero no hay boletos normales, siempre existe la opción “sin asiento”: tendrías que aguantar un par de horas sentado en el piso. A los locales les encanta esta opción.

Otro detalle importante. Solo te dejan entrar a la estación de tren si tienes boleto y pasaporte. Tendrás que hacer fila primero para que revisen tus boletos, y luego pasar por un servicio de seguridad. Es algo que debes tomar en cuenta: llega a la estación con tiempo suficiente para hacer todo esto.

Y sí, la ropa de cama entre los puntos de destino no se cambia. Si abordas el tren Shanghái — Chongqing en Shanghái, tendrás una cama recién hecha. Si abordas el mismo tren a mitad del camino, puedes esperar una cama ordenada pero con la misma ropa de cama que se le puso en Shanghái. Es decir, existen en China algunas cosas que es mejor no mencionar para ahorrarte nervios.

El sistema de transporte público en China es excelente. Puedes llegar a básicamente cualquier lugar en autobús. Debes contar con la cantidad exacta de monedas porque no te darán cambio. La única desventaja es que, por lo general, los autobuses y el metro cierran muy temprano. Por ejemplo, el metro en Shanghái cierra aproximadamente a las 22:30. Los chinos decentes por las noches duermen, y para los demás existe el servicio de taxi: bastante accesible, por cierto.

Buena noticia: en China no suelen dejar propinas. Nunca. Ni en el taxi, ni en los restaurantes, ni en los hoteles. No tienen ese hábito. Si te gustó mucho algún servicio, puedes intentar dejar alguna cantidad, pero si después del quinto o sexto intento se niegan, quiere decir que no es el destino.

Si los chinos te invitan a comer o a cenar, la probabilidad de que paguen tu cuenta es del 99%. Esto funciona en ambos sentidos. Si tú invitas a un chino, va a esperar que pagues la cuenta por él. También ten presente que los chinos comen a ciertas horas y puede ser que te sea difícil encontrar un lugar para comer fuera del horario común.

Debes estar prepardo a que NADIE hable inglés. Nadie. Ni siquiera en los hoteles. Y, por favor, no gastes tu dinero en libros tipo “chino en 2 semanas”. Lo más difícil en chino es la pronunciación: los tonos y los sonidos. Sin esto, nadie te entenderá. Es mejor gastar tiempo en aprender ciertos jeroglíficos (relacionados con la comida) para poder entender de alguna manera el menú. Y sube a tu móvil una aplicación que traduzca jeroglíficos chinos.

En China no existe Facebook. Al igual que todos los servidores de Google: es decir, el buscador, Gmail, Google Maps, YouTube. Los dueños de smartphones con Android tendrán problemas cargando estas aplicaciones. Por eso o prepárate para un aislamiento social, o encárgate de conseguir el acceso a través de VPN.

No todos los hoteles tienen derecho a atender a los extranjeros. En China existe la ley de registro obligatoria de todos los ciudadanos extranjeros, y no todos los hoteles tienen la posibilidad de registrarte. Al reservar tu hotel por Internet, mira atentamente si no tiene la frase “Sólo para residentes de China continental“.

En China siempre podrás encontrar agua caliente: en estaciones de trenes, aeropuertos, parques, restaurantes. Esto quiere decir que si tienes un termo, podrás prepararte un té o café o comer unos tallarines rápidos. Es muy práctico para los viajeros que quieren ahorrar.

Los chinos son muy amistosos. Esto puede convertirse en un problema, sobre todo cuando preguntas cómo llegar a algún lado. Te enseñarán el camino incluso si no lo saben. Porque de verdad quieren ayudarte, y para algunos chinos sería un equivalente a ”perder la dignidad” no hacerlo. Por eso es mejor que descargues mapas en tu móvil.

Continuar leyendo
Publicidad
Haz click para comentar

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Curiosidades

El nuevo producto de Primark y Disney que está arrasando en toda España

Publicado en

hace

Por

Está arrasando en todas las tiendas de Primark, tanto es así que las existencias se agotaron en pocos días en algunos establecimientos. Parece increíble que este producto esté en existencias mínimas ya que en un principio, se esperaba comercializarlo en navidad, pero el último producto de Primark y Disney está triunfando entre los consumidores.

¿Quieren saber cual es el famoso objeto? Pues ni más ni menos que bolas de decoración navideña que, a pleno septiembre, está vendiéndose más que cualquier otra cosa en Primark.

Los protagonistas son personajes de Disney, como Mickey y Minnie, Olaf de Frozen, Winnie the Pooh y La Bella y la Bestia. Esta no es la primera vez que Primark y Disney colaboraran estrechamente para lanzar un producto en común con bastante éxito. Por ejemplo, hace unas semanas lanzaron la versión ‘low cost’ de los zapatos de Minnie que también causó sensación entre los consumidores.

Así que ya saben, si quieren adornar su árbol de navidad de una manera muy “Disney”, no esperen más y compren este producto.

 

Continuar leyendo

Lo más visto esta semana